Páginas vistas en total

domingo, 14 de octubre de 2018

VISITAMOS LAS MINAS DE PLOMO DE LA TERCIA

El presidente de la asociación lorquina BosqueO2, Pedro Quiñonero, y dos de sus socios, Pedro Ángel Martínez y Juan Francisco Salas (http://www.bosqueo2.com/), acompañaron a nuestro presidente, Juan Luis Castanedo, a visitar algunas minas de la Sierra de La Tercia, situada entre las localidades de Lorca y Totana.

Buenos conocedores del territorio, los miembros de BosqueO2 nos ayudaron a localizar varias cavidades y pozos mineros, para lo que tuvimos que subir y bajar laderas entre pinares y trepar para acceder a alguna bocamina.

Este coto minero, en el que se extraía principalmente galena, fue explotado en el primer tercio del siglo XX, según información facilitada por nuestro socio Manuel Morales, experto en la historia de la minería de la Región de Murcia.

Desde el punto de vista mineralógico nada destacable, son minas prácticamente estériles, solo algún filoncillo de carbonatos de zinc y de galena sin interés alguno.

En alguna galería aparecieron murciélagos, por lo que los excursionistas salieron rápidamente para evitar molestias a estos interesantes animales.

Agradecemos a los miembros de BosqueO2 el haber dedicado una mañana a mostrarnos la Sierra de la Tercia y algunas de sus minas.


Sierra de la Tercia


Subiendo una ladera en busca de minas


Escombrera


Asomados a un pozo minero


Pedro Quiñonero preparándose para entrar a un minado


Juan Luis Castanedo antes de entrar en la mina


Interior de una mina


Pedro Quiñonero saliendo 


Pedro Quiñonero, Pedro Ángel Martínez y Juan Francisco Salas en una bocamina.


Galería principal de un minado


Trabajos mineros 


Posible carbonato de zinc


Filoncillo de galena


Grupo de murciélagos en una de las minas. Fotografía tomada con el teléfono y sin flash  para evitar molestias innecesarias a los animales.


El coleóptero tenebriónido Elenophorus collaris, habitante típico de cavidades.



miércoles, 12 de septiembre de 2018

EXCURSIÓN A LA MINA ESPERANZA (HAITÍ)

Esta vez un grupo de amigos hicimos una incursión a la Mina Esperanza, más conocida entre los aficionados por Mina Haití, para recoger muestras de pirolusita y de otros minerales presentes en sus galerías.

En la salida participaron nuestro presidente Juan Luis Castanedo, la tesorera Pilar Sánchez, el socio de Totana Felipe García Miñarro, Luis Arrufat de Caravaca de la Cruz y Ángel Romero de Almería.

Resultó una excursión muy provechosa, porque, además de tratarse de una mina muy interesante de recorrer por sus galerías y grandes salas, los participantes pudieron recoger representativas muestras de pirolusita cristalizada, romanechita, goethita y barita.

Como siempre, tenemos que formular críticas negativas hacia algunos visitantes incívicos y muy cerdos que dejan las minas hechas un asco por el sistemático abandono de residuos.

Esta mina también la visitan algunos elementos que sufren de idiocia, a quienes ya hemos aludido en alguna ocasión en este blog, que se entretienen en recoger el hilo guía que algunos ponen para no perderse en el gran laberinto de galerías y salas, y que esos estúpidos quitan y abandonan en cualquier sitio, contribuyendo al incremento de residuos.

Señores (por si alguno de estos sujetos mononeuronales lee esta entrada), si quitar el hilo guía es una tontería porque siempre hay otros que lo van a poner de nuevo, dejarlo abandonado es un acto de poco civismo que no ayuda a mejorar la imagen de los buscadores en general, aunque estos gorrinos sean una minoría insignificante. A lo mejor es que su debilidad física les impide cargar en sus mochilas los pocos gramos de más que pesa el hilo para depositarlo posteriormente en un contenedor adecuado en su pueblo o ciudad y por eso prefieren dejarlo enrollado y tirado en cualquier rincón de las minas.

Otra costumbre que tienen algunos, y esta sí es peligrosa, es picar las llaves de sostenimiento para extraer muestras, haciendo gala de una ignorancia, o tal vez discapacidad, agudas.

Como su nombre indica, las llaves están para sujetar los techos o estabilizar zonas, por lo que son un elemento de seguridad en las minas, y cuando alguien las reduce de espesor o tamaño se corre el riesgo de que esa galería o sala se hunda, y  lo que es peor, podría atrapar a algún aficionado inocente víctima de las escasas neuronas de algunos.

En fin, a pesar de estas pegas comprobadas sobre el terreno, la salida resultó muy divertida.

Esperamos que las fotos os gusten.

Nota de la redacción: los participantes en la excursión no tienen necesariamente que compartir las opiniones vertidas en esta entrada. Es meramente la postura de la Sociedad Murciana de Mineralogía (SMM) y de sus directivos.



Pilar Sánchez en primer término seguida de Ángel Romero accediendo por la rampa de entrada


Bajando a la primera sala


Ángel seguido de Luis Arrufat


Ángel, Luis y Felipe en la rampa de acceso.


Luis y Felipe


Llegando a una de las grandes salas de la mina


Ángel Romero buscando muestras 

Felipe García Miñarro saliendo de una estrecha galería entre filoncillos de barita.


Llave de sostenimiento reducida de grosor por desaprensivos ignorantes


Felipe examinando una geoda de barita


Muestra de calcita con óxidos fotografiada in situ


Felipe y Luis recogiendo muestras de pirolusita cristalizada


Geoda de pirolusita. Fotografía tomada con el teléfono.


Placa de calcita


Óxidos de hierro y manganeso


Romanechita


Pilar, Luis y Felipe ocupados con las pirolusitas.


Goethita en una pared


Nuestra tesorera en equilibrio en una pared para extraer muestras


Uno de los niveles inferiores. La luz que se adivina en el ángulo inferior derecho podría ser de Ángel Romero.


Juan Luis Castanedo durante un descanso


Geoda de calcita


Calcita


Otra llave de sostenimiento picada por inconscientes


Abandonando la mina


El presidente en la calle


Descansando tras abandonar la mina


Pilar, Felipe y Luis charlando tras salir de la mina.







lunes, 30 de julio de 2018

PASEO VERANIEGO POR LA MINA CATÓN Y SU ENTORNO

Nos dimos un paseo por la Mina Catón, próxima al Llano del Beal (Cartagena) y su entorno para recorrer alguna de sus galerías y visitar otras cavidades de la zona.

En esta época, con la que está cayendo, la visita a minas es una opción a las actividades de ocio al aire libre.

Todos los miembros del grupo salimos con las manos vacías ya que no se obtuvimos ninguna muestra de interés, aunque fue una jornada muy entretenida.

En la visita participaron nuestro presidente Juan Luis Castanedo, el secretario Pablo Buitrago, la tesorera Pilar Sánchez y el socio Pedro Rubio.


Los preparativos antes de iniciar la excursión. Destacan los calcetines mineros de diseño de nuestra tesorera.


Por el camino de acceso para visitar alguna de las minas de la zona


Entibado en una de las minas visitadas


Escalones de madera sujetos con hierro corroído en la galería de una de las minas


Galería. Al fondo se adivina la luz del frontal de Pilar


Pilar Sánchez descendiendo por un estrecho paso


Pilar y Pablo saliendo de un agujero


Abandonando una de las minas


Castillete sin expoliar del todo en los alrededores


Los excursionistas junto al castillete


Restos de maquinaria de instalaciones mineras que se han salvado del expolio 


Tolvas


El Mar Menor desde la caseta de las tolvas


Sátiro (Hipparchia fidia) que vuela en esta época y es fácil de observar en la zona


Imponente lentisco (Pistacia lentiscus) creciendo en una escombrera minera


Detalle del lentisco


Hartos de subir monte con altas temperaturas, decidimos meternos en la Mina Catón. Pedro Rubio y Pablo Buitrago.


Juan Luis Castanedo y Pablo Buitrago en la bocamina de la Catón


Pilar en una gran sala


El carbonato cálcico recubre zonas de algunas galerías


Gota de agua formando una estalactita


Una de las galerías con predominancia de tonos amarillos y ocres


Nuestro presidente en una sala de la mina


Galería


Vetas de óxidos y sulfuros en una pared


Pilar intentando extraer alguna muestra


Geoda de cuarzo recubierta de óxidos


Cristales aciculares de un sulfato 


Detalle de los cristales de sulfato que abundan en algunas galerías


Estos cristales, aunque de pequeño tamaño, son muy bellos.


Pablo intentando extraer algún ejemplar


Pedro picando en una geoda de cuarzo amatista


Tras el esfuerzo la recompensa de los guerreros para recuperar fuerzas


Viandas degustadas